More Power Than We Want: Masculine Sexuality and Violence

by Bruce Kokopeli and George Lakey

Masculine sexuality involves the oppression of women, competition among men, and homophobia (fear of homosexuality). Patriarchy, the systematic domination of women by men through unequal opportunities, rewards, punishments, and the internalization of unequal expectations through sex role differentiation, is the institution which organizes these behaviors. Patriarchy is men having more power, both personally and politically, than women of the same rank. This imbalance of power is the core of patriarchy, but definitely not the extent of it.

Sex inequality cannot be routinely enforced through open violence or even blatant discriminatory agreements – patriarchy also needs its values accepted in the minds of people. If as many young women wanted to be physicians as men, and as many young men wanted to be nurses as women, the medical schools and the hospitals would be hard put to maintain the masculine domination of health care; open struggle and the naked exercise of power would be necessary. Little girls, therefore, are encouraged to think “nurse” and boys to think “doctor”.

Patriarchy assigns a list of human characteristics according to gender: women should be nurturant, gentle, in touch with their feelings, etc.; men should be productive, competitive, super-rational, etc. Occupations are valued according to these gender-linked characteristics, so social work, teaching, housework, and nursing are of lower status than business executive, judge, or professional football player.

When men do enter “feminine” professions, they disproportionately rise to the top and become chefs, principals of schools, directors of ballet, and teachers of social work. A man is somewhat excused form his sex role deviation if he at least dominates within the deviation. Domination, after all, is what patriarchy is all about.

Access to powerful positions by women (i.e., those positions formerly limited to men) is contingent on the women adopting some masculine characteristics, such as competitiveness. They feel pressure to give up qualities assigned to females (such as gentleness) because those qualities are considered inherently weak by patriarchal culture. The existence, therefore, of a women like Indira Gandhi in the position of a dictator in no way undermines the basic sexist structure which allocates power to those with masculine characteristics.

Patriarchy also shapes men’s sexuality so it expresses the theme of domination. Notice the masculine preoccupation with size. The size of a man’s body has a lot to say about his clout or his vulnerability, as any junior high boy can tell you. Many of these schoolyard fights are settled by who is bigger than whom, and we experience in our adult lives the echoes of intimidation and deference produced by our habitual “sizing up” of the situation.

Penis size is part of this masculine preoccupation, this time directed toward women. Men want to have large penises because size equals power, the ability to make a woman “really feel it.” The imagery of violence is close to the surface here, since women find penis size irrelevant to sexual genital pleasure. “Fucking” is a highly ambiguous word, meaning both intercourse and exploitation/assault.

It is this confusion that we need to untangle and understand. Patriarchy tells men that their need for love and respect can only be met by being masculine, powerful, and ultimately violent. As men come to accept this, their sexuality begins to reflect it. Violence and sexuality combine to support masculinity as a character ideal. To love a women is to have power over her and to treat her violently if need be. The Beatles’ song “Happiness Is a Warm Gun” is but one example of how sexuality gets confused with violence and power. We know one man who was discussing another man who seemed to be highly fertile – he had made several women pregnant. “That guy,” he said, “doesn’t shoot and blanks.”

Rape is the end logic of masculine sexuality. Rape is not so much a sexual act as an act of violence expressed in a sexual way. The rapist’s mind-set- that violence and sexuality can go together – is actually a product of a patriarchal conditioning, for most of us men understand the same, however abhorrent rape may be to us personally.

In war, rape is astonishingly prevalent even among men who “back home” would not do it. In the following description by a marine sergeant who witnessed a gang rape in Vietnam, notice that nearly all the nine-man squad participated:

They were supposed to go after what they called a Viet Cong whore. They went into her village and instead of capturing her, they raped her- every man raped her. As a matter of fact, one man said to me later that it was the first time he had ever made love to a woman with his boots on. The man who led the platoon, or the squad, was actually a private. The squad leader was a sergeant but he was a useless person and he let the private take over his squad. Later he said he took no part in the raid. It was against his morals. So instead of telling his squad not to do it, because they wouldn’t listen to him anyway, the sergeant went into another side of the village and just sat and stared bleakly at the ground, feeling sorry for himself. But at any rate, they raped the girl, and then, the last man to make love to her, shot her in the head.

[Vietnam Veterans Against the War, statement by Michale McClusker in The Winter Soldier Investigation: An Inquiry Into American War Crimes.]

Psychologist James Prescott adds to this account:

What is it in the American psyche that permits the use of the word “love” to describe rape? And where the act of love is completed with a bullet in the head! [Bulletin of the Atomic Scientists, November 1975 p17]

Masculinity Against Men: The Militarization of Everyday Life

Patriarchy benefits men by giving us a class of people (women) to dominate and exploit. Patriarchy also oppresses men, by setting us at odds with each other and shrinking our life space.

The pressure to win starts early and never stops. Working-class gangs fight over turf; rich people’s sons are pushed to compete on the sports field. British military officers, it is said, learned to win on the playing fields of Eton.

Competition is conflict held within a framework of rules. When the stakes are really high, the rules may not be obeyed; fighting breaks out. We men mostly relate through competition, but we know what is waiting in the wings. John Wayne is not a cultural hero by accident.

Men compete with each other for status as masculine males. Because masculinity equals power, this means we are competing for power. The ultimate proof of power/masculinity is violence. A man may fail to “measure up” to the macho stereotype in important ways, but if he can still fight successfully with the person who challenges him on his deviance, he is still all right. The television policeman Baretta is strange in some ways: he is gentle with women and he cried when a man he loved was killed. However, he has what are probably the largest biceps in television and he proves weekly that he can beat up the toughs who come his way.

The close relationship between violence and masculinity does not need much demonstration. War used to be justified partly because it promoted “manly virtue” in a nation. Those millions of people in the woods hunting deer, in the National Rifle Association and cheering on the bloodiest hockey teams are overwhelmingly men.

The world situation is so much defined by patriarchy that what we see in the wars of today is competition between various patriarchal ruling classes and governments breaking into open conflict.

Violence is the accepted masculine form of conflict resolution. Women at this time are not powerful enough in the world situation for us to see mass overt violence being waged upon them. But the violence is in fact there; it is hidden through its legitimization by the state and by culture.

In everyday middle-class life, open violence between men is of course rare. The defining characteristics of masculinity, however, are only a few steps removed from violence. Wealth, productivity or rank in the firm or institution translate into power-the capacity (whether or not exercised) to dominate. The holders of power in even polite institutions seem to know that violence is at their fingertips, judging from the reactions of college presidents to student protest in the 1960’s. We know of one urban “pacifist” man, the head of a theological seminary, who was barely talked out of calling the police to deal with a nonviolent student sit-in at “his” seminary.

Patriarchy teaches us at very deep levels that we can never be safe with other men (or perhaps with anyone!) for the guard must be kept up lest our vulnerability be exposed and we be taken advantage of. At a recent Quaker conference in Philadelphia, a discussion group considered the value of personal sharing and openness in the Quaker Meeting. In almost every case the women advocated more sharing and the men opposed it. Dividing by gender on that issue was predictable; men are conditioned by our life experience of masculinity to distrust settings where personal exposure will happen, especially if men are present. Most men find emotional intimacy possible only with women, many with only one woman; some men cannot be emotionally intimate with anyone.

Patriarchy creates a character ideal – we call it masculinity – and measures everyone against it. Many men as well as women fail the test and even men who are passing the test today are carrying a heavy load of anxiety about tomorrow. Because masculinity is a form of domination, no one can really rest secure. The striving goes on forever unless you are actually willing to give up and find more secure basis for identity.

Masculinity against Gay Men:

Patriarchy Fights a Rear Guard Action

Homophobia is the measure of masculinity. The degree to which a man is thought to have gay feelings is the degree of his unmanliness. Because patriarchy presents sexuality as man over women (part of the general dominance theme), men are conditioned to have only that in mind as a model of sexual expression. Sex with another man must mean being dominated, which is very scary. A nonpatriarchal model of sexual expression as the mutuality of equals doesn’t seem possible, the transfer of the heterosexual model to same-sex relations can at best be “queer” at worst, “perverted.”

In the recent book Blue Collar Aristocrats, by E. E. LeMasters, a working class tavern is described in which the topic of homosexuality sometimes comes up. Gayness is never defended. In fact, the worst thing you can call a man is homosexual. A man so attacked must either fight or leave the bar.

Notice the importance of violence in defending yourself against the charge of being a “pansy.” Referring to your income or academic degrees or size of your car is no defense against such a charge. Only fighting will re-establish your respect as a masculine male. Because “gay” appears to mean “powerless,” one needs to go to the masculine source of power – violence – for adequate defense.

Last year, the Argentinian government decided to persecute gays on a systematic basis. The Ministry of Social Welfare offered the rational for this policy in an article in its journal, which also attacked lesbians, concluding that they should be put in jail or killed”

As children they played with dolls. As they grew up, violent sports horrified them. As was to be expected, with the passage of time and the custom of listening to foreign mulattos on the radio, they became conscientious objectors.

[El Caudillo, February 1975, excerpted in Peace News, July 11, 1975, p 5]

The Danish government, by contrast with Argentina, has liberal policies on gay people. There is no government persecution and all government jobs are open to gays – except in the military and the diplomatic service! Two places where the nation-state is most keen to assert power are places where gays are excluded as a matter of policy.

We need not go abroad to see the connections between violence and homophobia. In the documentary film Men’s Lives, a high school boy is interviewed on what it is like to be a dancer. While the interview is concluded, we see him working out, with a very demanding set of acrobatic exercises. The boy mentions that the other boys think he must be gay. “Why is that?” the interviewer asks. Dancers are free and loose,” he replies; they are not big like football players; and “you’re not trying to kill anybody.”

Different kinds of homosexual behavior bring out different amounts of hostility, curiously enough. That fact gives us further clues to violence and female oppression. In prisons, for example, men can be respected if they fuck other men, but not if they are themselves fucked. (We use the word “fucked” intentionally for its ambiguity.) Often prison rapes are done by men who identify as heterosexual; one hole substitutes for another in this scene, for sex is in either case an expression of domination for the masculine mystique.

But for a man to be entered sexually, or to use effeminate gestures and actions, is to invite attack in prison and hostility outside. Effeminate gay men are at the bottom of the totem pole because they are most like women, which is nothing less than treachery to the Masculine Cause. Even many gay men shudder at drag queens and vigilantly guard against certain mannerisms because they, too, have internalized the masculinist dread of effeminacy.

John Braxton’s report of prison life as a draft resister is revealing on this score. The other inmates knew immediately that John was a conscientious objector because he did not act tough. They also assumed he was gay, for the same reason. (If you are not masculine, you must be a pacifist and gay, for masculinity is a package which includes both violence and heterosexuality.)

A ticket of admission to masculinity, then, is sex with women, and bisexuals can at least get that ticket even if they deviate through having gay feeling as well. This may be why bisexuality is not feared as much as exclusive gayness among men. Exclusively gay men let down the Masculine Cause in a very important way – those goys do not participate in the control of women through sexuality. Control through sexuality matters because it is flexible; it usually is mixed with love and dependency so that it becomes quite subtle. (Women often testify to years of confusion and only the faintest uneasiness at their submissive role in traditional heterosexual relationships and the role sex plays in that.)

Now we better understand why women are in general so much more supportive of gay men than nongay men are. Part of it of course is that heterosexual men are often paralyzed by fear. Never very trusting, such men find gayness one more reason to keep up the defenses. But heterosexual women are drawn to active support for the struggles of gay men because there is a common enemy- patriarchy and its definition of sexuality as domination. Both heterosexual women and gay men have experienced first hand the violence of sexism; we all have experienced its less open forms such as put-downs and discrimination, and we all fe4ar its open forms such as rape and assault.

Patriarchy, which links characteristics (gentleness, aggressiveness, etc,) to gender, shapes sexuality as well, in such a way as to maintain male power. The Masculine Cause draws strength form homophobia and resorts habitually to violence in its battles on the field of sexual politics. It provides psychological support for the military state and is in turn stimulated by it. Margaret L. Andersen and Patricia Hill Collins (eds.), Race, Class, and Gender: An Anthology. Second edition. Belmont, CA: Wadsworth Publishing Company, 1995.

Fuente original: http://www.trainingforchange.org/masculine_sexuality

Traducción ofrecida por Google:

Más poder del que queremos: la sexualidad masculina y la violencia

por Bruce Kokopeli y George Lakey

La sexualidad masculina consiste en la opresión de las mujeres, la competencia entre los hombres, y la homofobia (miedo a la homosexualidad). El patriarcado, la dominación sistemática de las mujeres por los hombres a través de la desigualdad de oportunidades, recompensas, castigos, y la internalización de las expectativas de la desigualdad a través de la diferenciación sexual de roles, es la institución que organiza estas conductas. El patriarcado es que los hombres tienen más poder, tanto personal como políticamente, que las mujeres del mismo rango. Este desequilibrio de poder es el núcleo del patriarcado, pero definitivamente no es el alcance de la misma.

Desigualdad entre los sexos no puede ser rutinaria cumplir a través de la violencia abierta o acuerdos discriminatorios, incluso flagrantes – el patriarcado también tiene sus valores aceptados en las mentes de la gente. Si las mujeres jóvenes, como muchos querían ser médicos como los hombres, y como muchos jóvenes querían ser enfermeras como las mujeres, las escuelas de medicina y los hospitales se dificultades para mantener la dominación masculina de la atención sanitaria, lucha libre y el ejercicio desnudo de poder sería necesario. Las niñas, por lo tanto, se les anima a pensar en “enfermera” y los chicos a pensar “doctor”.

El patriarcado asigna una lista de características humanas en función del sexo: las mujeres deben ser cariñosos, suave, en contacto con sus sentimientos, etc, los hombres deben ser productivos, competitivos, super-racionales, etc ocupaciones se valoran de acuerdo a estas características inherentes al género relacionadas , el trabajo por lo social, la enseñanza, el trabajo doméstico, y de enfermería son de un estatus inferior al ejecutivo de negocios, juez o jugador de fútbol profesional.

Cuando los hombres entran profesiones “femeninas”, en forma desproporcionada a subir a la cima y convertirse en chefs, directores de escuelas, directores de ballet, y los profesores de trabajo social. Un hombre es de cierta forma justificada su desviación rol sexual si él domina, al menos dentro de la desviación. Dominación, después de todo, es lo que tiene que ver con el patriarcado.

El acceso a posiciones de poder por parte de las mujeres (es decir, aquellas posiciones que antes se limitan a los hombres) está supeditada a las mujeres que adoptan algunas características masculinas, como la competitividad. Ellos se sienten presionados para renunciar a las cualidades asignadas a las mujeres (por ejemplo, la dulzura), porque esas cualidades se consideran intrínsecamente débil por la cultura patriarcal. La existencia, por lo tanto, de una mujer, como Indira Gandhi en la posición de un dictador, no invalida la estructura básica sexista que asigna el poder a las personas con características masculinas.

El patriarcado también da forma a la sexualidad de los hombres por lo que expresa el tema de la dominación. Tenga en cuenta la preocupación masculina por el tamaño. El tamaño del cuerpo de un hombre tiene mucho que decir acerca de su influencia o su vulnerabilidad, como cualquier niño de secundaria puede decir. Muchas de estas peleas en el patio se resuelven por quien es más grande que quién, y lo que experimentamos en nuestra vida adulta los ecos de la intimidación y la deferencia que produce nuestra habitual “tanteo” de la situación.

El tamaño del pene es parte de esta preocupación masculina, esta vez dirigida hacia las mujeres. Los hombres quieren tener penes grandes, porque el tamaño es igual a poder, la capacidad de hacer que una mujer “realmente lo siento.” Las imágenes de la violencia está cerca de la superficie aquí, ya que las mujeres encuentran el tamaño del pene irrelevante para el placer sexual genital. “Fucking” es una palabra muy ambigua, es decir, tanto las relaciones sexuales y la explotación / asalto.

Esta confusión es lo que tenemos que desentrañar y entender. El patriarcado le dice a los hombres que su necesidad de amor y el respeto sólo pueden ser cumplidos por ser masculino, poderoso y violento en última instancia. Cuando los hombres llegan a aceptar esto, su sexualidad comienza a reflexionar. La violencia y la sexualidad se combinan para apoyar a la masculinidad como un ideal de caracteres. Para amar a una mujer es tener poder sobre ella y tratarla con violencia si es necesario. La canción de los Beatles “La felicidad es un arma caliente” es sólo un ejemplo de cómo la sexualidad se confunde con la violencia y el poder. Sabemos que un hombre que estaba discutiendo con otro hombre que parecía ser muy fértil – que había hecho varias mujeres embarazadas. “Ese hombre”, dijo, “no disparar y espacios en blanco.”

La violación es la lógica final de la sexualidad masculina. La violación no es tanto un acto sexual como un acto de violencia que se expresa de una manera sexual. El violador de pensar-que la violencia y la sexualidad pueden ir de la mano – es en realidad un producto de un condicionamiento patriarcal, para la mayoría de nosotros, los hombres comprender la violación misma, sin embargo puede ser repugnante para nosotros personalmente.

En la guerra, la violación es extraordinariamente frecuente incluso entre los hombres que “en casa” no lo haría. En la siguiente descripción de un sargento de la Marina que fue testigo de una violación en grupo en Vietnam, cuenta que casi todo el equipo de nueve hombres participaron:

Se suponía que iban a ir después de lo que llamó una puta Viet Cong. Entraron en su pueblo y en lugar de la captura de ella, la violó-a todo hombre la violó. Como cuestión de hecho, un hombre me dijo más tarde que era la primera vez que había hecho el amor a una mujer con las botas puestas. El hombre que dirigió el pelotón o escuadrón, era en realidad un privado. El líder del escuadrón era un sargento, pero él era una persona inútil y dejó que el sector privado hacerse cargo de su equipo. Más tarde dijo que no tomó parte en el ataque. Fue en contra de su moral. Así que en vez de decirle a su equipo que no lo hiciera, porque no iba a escuchar de todos modos, el sargento se fue a otro lado de la aldea y sólo se sentó y miró con expresión sombría en el suelo, sintiendo lástima de sí mismo. Pero en todo caso, violaron a la muchacha, y luego, el último hombre para hacer el amor con ella, le disparó en la cabeza. [Veteranos de Vietnam Contra la Guerra, declaración de Michale McClusker en la Investigación del Soldado de Invierno: Una investigación sobre la guerra estadounidense Delitos .]

El psicólogo James Prescott se suma a esta cuenta:

¿Qué hay en la psique americana que permite el uso de la palabra “amor” para describir la violación? Y cuando el acto de amor se completa con una bala en la cabeza! [ Boletín de Científicos Atómicos , noviembre de 1975 p17]

La masculinidad de los hombres; La militarización de la vida cotidiana

Beneficios de los hombres por el patriarcado que nos da una clase de personas (mujeres) para dominar y explotar. El patriarcado también oprime a los hombres, mediante el establecimiento de nosotros en desacuerdo unos con otros y la reducción de nuestro espacio de vida.

La presión de ganar comienza temprano y nunca se detiene. De la clase trabajadora bandas pelean por territorio, los hijos de los ricos son empujados a competir en el campo de deportes. Oficiales militares británicos, se dice, aprendió a ganar en los campos de juego de Eton.

La competencia es el conflicto a cabo dentro de un marco de reglas. Cuando las apuestas son muy altas, las reglas no pueden ser obedecidas; la lucha contra estalla. Nosotros, los hombres se refieren principalmente a través de la competencia, pero sabemos que lo que se espera en las alas. John Wayne no es un héroe cultural por accidente.

Los hombres compiten entre sí por la condición de los hombres masculinos. Debido a que la masculinidad equivale a poder, esto significa que estamos compitiendo por el poder. La prueba definitiva del poder / masculinidad es la violencia. Un hombre puede dejar de “altura” con el estereotipo machista de manera importante, pero si todavía puede luchar con éxito con la persona que lo reta en su desviación, sigue bien. La policía de la televisión Baretta es extraño en algunos aspectos: que es amable con las mujeres y gritó cuando un hombre que amaba murió. Sin embargo, él tiene lo que probablemente son los más grandes bíceps en la televisión y que demuestre la semana que puede golpear a los matones que vienen a su manera.

La estrecha relación entre la violencia y la masculinidad no necesita demostración mucho. Guerra utilizado para justificar, en parte debido a que promueve “la virtud viril” en una nación. Esos millones de personas en la caza de ciervos en los bosques, la Asociación Nacional del Rifle, y animando a los equipos de hockey más sangrientos son mayoritariamente hombres.

La situación mundial se define tanto por el patriarcado que lo que vemos en las guerras de hoy en día es la competencia entre diversas clases gobernantes patriarcales y los gobiernos, que entraron en conflicto abierto.

La violencia es la forma aceptada masculino de la resolución de conflictos. Las mujeres en este momento no son lo suficientemente poderoso en la situación mundial para que veamos la violencia masiva que se libra abiertamente sobre ellos. Pero la violencia es, de hecho existe, sino que se oculta a través de su legitimación por el Estado y por la cultura.

En todos los días de clase media, la vida, la violencia abierta entre los hombres es, por supuesto, rara. Las características que definen la masculinidad, sin embargo, son sólo unos pocos pasos alejados de la violencia. La riqueza, la productividad o el rango en la empresa o institución se traduce en el poder-la capacidad (o no ejercido) a dominar. Los detentadores del poder, incluso en las instituciones de cortesía parecen saber que la violencia es a su alcance, a juzgar por las reacciones de los presidentes de universidades de protesta estudiantil en la década de 1960. Sabemos de uno urbano “pacifista” del hombre, la cabeza de un seminario teológico, que se hablaba apenas de llamar a la policía para hacer frente a un estudiante no violenta sentada en “su” Seminario.

El patriarcado nos enseña a niveles muy profundos que nunca podemos estar a salvo con otros hombres (o tal vez con nadie!) De la guardia debe mantenerse para no estar expuesto nuestra vulnerabilidad y ser aprovechado. En una reciente conferencia de los cuáqueros en Filadelfia, un grupo de discusión en cuenta el valor del intercambio de personal y la apertura en la reunión del Quaker. En casi todos los casos las mujeres abogó por un mayor intercambio y los hombres se opusieron a ella. La división por género sobre esa cuestión era previsible, los hombres están condicionados por nuestra experiencia de vida de la masculinidad a la configuración de la desconfianza, donde la exposición personal va a suceder, especialmente si los hombres están presentes. La mayoría de los hombres encuentran la intimidad emocional es posible sólo con las mujeres, muchas de ellas con una sola mujer, algunos hombres no puede ser emocionalmente íntima con nadie.

El patriarcado crea un ideal de caracteres – nosotros lo llamamos la masculinidad – y mide a todos contra él. Muchos hombres y mujeres no pasan la prueba e incluso los hombres que están pasando la prueba de hoy en día se lleva una carga pesada de la ansiedad por el mañana. Debido a que la masculinidad es una forma de dominación, en realidad nadie puede estar seguro. La lucha continúa para siempre a menos que esté realmente dispuesto a renunciar y encontrar de manera más segura de la identidad.

La masculinidad contra los hombres gay: Patriarcado Luchas una acción de retaguardia

La homofobia es la medida de la masculinidad. El grado en que se piensa que un hombre tenga sentimientos homosexuales es el grado de su falta de hombría. Debido a que el patriarcado se presenta la sexualidad como el hombre sobre la mujer (parte del tema de la dominación en general), los hombres están condicionados a tener sólo eso en mente como un modelo de expresión sexual. El sexo con otro hombre debe significar ser dominado, que es muy asustadizo. Un modelo no patriarcal de la expresión sexual como la reciprocidad entre iguales, no parece posible, la transferencia del modelo heterosexual a las relaciones del mismo sexo puede ser el mejor de los “queer” en el peor, “pervertidos”.

En el reciente libro de aristócratas Blue Collar , por LeMasters EE, una taberna de la clase obrera se describe en la que el tema de la homosexualidad a veces aparece. La homosexualidad nunca se defendió. De hecho, el peor que se puede llamar a un hombre es homosexual. Un hombre que atacó a cualquiera que luchar o salir de la barra.

Tenga en cuenta la importancia de la violencia en defensa de sí mismo contra la acusación de ser un “maricón”. Refiriéndose a su ingreso o grados académicos o el tamaño de su coche no es una defensa contra este tipo de carga. Sólo la lucha va a volver a establecer su relación como un hombre masculino. Debido a que “gay” parece significar “impotente”, uno tiene que ir a la fuente del poder masculino – la violencia – para la defensa adecuada.

El año pasado, el gobierno argentino decidió perseguir a los homosexuales de manera sistemática. El Ministerio de Bienestar Social que ofrece el uso racional de esta política en un artículo de su revista, que también atacaron a lesbianas, concluyendo que se debe poner en la cárcel o muertos ”

Mientras los niños jugaban con muñecas. A medida que creció, los deportes violentos les horrorizaba. Como era de esperar, con el paso del tiempo y la costumbre de escuchar a los mulatos extranjeros en la radio, se convirtieron en objetores de conciencia. [ El Caudillo , febrero de 1975, publicada en el Peace News , 11 de julio de 1975, p 5]

El Gobierno danés, por el contrario con la Argentina, tiene políticas liberales en la gente gay. No hay persecución del gobierno y todos los puestos en el gobierno están abiertos a los homosexuales -, excepto en las fuerzas armadas y el servicio diplomático! Dos lugares en los que el Estado-nación está más dispuesto a ejercer el poder son los lugares donde los gays se excluyen como una cuestión de política.

No tenemos que ir al extranjero para ver las conexiones entre la violencia y la homofobia. En el documental vida de los hombres , un niño de la escuela secundaria es entrevistado en lo que es ser una bailarina. Mientras que la entrevista se llegó a la conclusión, lo vemos trabajando, con un conjunto muy exigente de ejercicios acrobáticos. El muchacho se menciona que los otros chicos creo que debe ser gay. “¿Por qué es eso?” el entrevistador le pregunta. Los bailarines son libres y sueltos “, responde, no son tan grande como los jugadores de fútbol, y”. No se está tratando de matar a nadie ”

Diferentes tipos de comportamiento homosexual llevar a cabo diferentes cantidades de hostilidad, curiosamente. Este hecho nos da más pistas a la violencia y la opresión femenina. En las cárceles, por ejemplo, los hombres pueden ser respetada si se la follan otros hombres, pero no si ellos mismos son jodidos. (Usamos la palabra “mierda” intencionalmente por su ambigüedad.) A menudo, las violaciones de prisiones son hechas por hombres que se identifican como heterosexuales; uno sustituye por otro agujero en esta escena, por el sexo es en cualquier caso, una expresión de la dominación de la mística masculina.

Pero para un hombre que se entró sexual, o para usar gestos afeminados y acciones, es invitar a un ataque en la cárcel y fuera de la hostilidad. Hombres gay afeminados son en la parte inferior del tótem, porque son las mujeres más gusta, que es nada menos que traición a la causa masculina. Incluso muchos hombres gay se estremecen ante drag queens y vigilante evitar ciertos gestos, porque ellos también han interiorizado el miedo masculinista de afeminamiento.

Informe de John Braxton de vida de la prisión como un resistente proyecto es revelador en este sentido. Los otros presos se dio cuenta inmediatamente de que Juan era un objetor de conciencia porque no hacerse el duro. También asumió que era gay, por la misma razón. (Si usted no es masculino, usted debe ser un pacifista y gay, la masculinidad es un paquete que incluye tanto la violencia y la heterosexualidad.)

Un boleto de admisión a la masculinidad, entonces, es el sexo con las mujeres y los bisexuales pueden por lo menos conseguir ese boleto, incluso si se desvían a través de tener sentimientos homosexuales también. Esto puede ser la razón por la bisexualidad, no se teme tanto como la homosexualidad exclusiva entre los hombres. Exclusivamente los hombres homosexuales que por la causa masculina de una manera muy importante – los goim no participan en el control de las mujeres a través de la sexualidad. Control a través de cuestiones de sexualidad, ya que es flexible, por lo general se mezcla con el amor y la dependencia de manera que se vuelve muy sutil. (Las mujeres a menudo dan testimonio de años de confusión y sólo la más mínima inquietud por su papel sumiso en las tradicionales relaciones heterosexuales y el papel que juega el sexo en eso.)

Ahora entendemos mejor por qué las mujeres son en general mucho más apoyo de los hombres gay que los hombres no gays son. Parte de ello, por supuesto, es que los hombres heterosexuales se han paralizado por el miedo. No muy confiados, los hombres encuentran este tipo homosexualidad una razón más para mantener las defensas. Sin embargo, las mujeres heterosexuales se sienten atraídos por el apoyo activo a las luchas de los hombres gay porque no es un enemigo común: el patriarcado y su definición de la sexualidad como dominación. Tanto las mujeres heterosexuales y hombres homosexuales han experimentado de primera mano la violencia de sexismo, todos hemos experimentado sus formas menos abiertas, como las humillaciones y la discriminación, y todos fe4ar sus formas abiertas, como la violación y el asalto.

El patriarcado, que une las características (mansedumbre, la agresividad, etc) con el género, la sexualidad y las formas, de tal manera que se mantenga el poder masculino. La causa de la homofobia masculina llama la fuerza de forma habitual y recurre a la violencia en sus batallas en el campo de la política sexual. Se brinda apoyo psicológico para el estado militar y es a su vez estimulada por ella. Margaret L. Andersen y Patricia Hill Collins (eds.), raza, clase y género: una antología. Segunda edición. Belmont, CA: Wadsworth Publishing Compañía, 1995.

Acerca de yolajb

http://www.educarueca.org
Esta entrada fue publicada en sexo-género. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s