Enfoque socio-afectivo

EDUCACIÓN EN VALORES: EDUCAR PARA LA PAZ: METODOLOGÍA: EL ENFOQUE SOCIO-AFECTIVO  

Los países nórdicos fueron pioneros en poner en marcha programas
de educación para la paz en Europa. Sin embargo, tras algunos años, al
evaluar el impacto de estos programas se encontraron algunas respuestas
sorprendentes. Cuando se preguntaba al alumnado sobre informes,
declaraciones, cifras, etc. relacionadas con la paz, el desarrollo y otros
temas similares, las respuestas eran positivas. Sin embargo, ante preguntas
del tipo de “qué pensaban de la situación de…”, por ejemplo,
Burundi, se obtenían respuestas parecidas a: “qué bien que yo no vivo
allí”, “qué bueno que yo estoy aquí y tengo de todo”… Tenían mucha
información pero su actitud ante las realidades que habían estudiado no
había cambiado. Sabían mucho SOBRE la paz, pero no se habían educado
EN y PARA la paz. No se había producido un cambio de actitud en su
vida cotidiana.
Al analizar los programas y estos resultados se vio que tenía mucho
que ver con que en realidad se seguía educando de la misma manera. Lo
único que se había hecho era introducir algunos contenidos nuevos.
Estos contenidos habían sido aprendidos, pero no interiorizados como
algo que tuviera que ver con la propia vida y la de los que nos rodean.
De esta experiencia se desprendió la importancia de no sólo introducir
contenidos, sino de poner un énfasis especial en los otros apartados
de la educación: actitud del profesorado, organización escolar y la metodología
con la que se impartían estos conocimientos.
Así surgió lo que denominamos la “metodología socioafectiva”. Se
trata de un enfoque que conlleva métodos que transmitan, de forma
coherente, los mismos valores que están presentes en el mensaje. Que,
además, aborde los temas de forma integral, no sólo a nivel cognitivo
(aunque también), sino a un nivel emocional y empático que haga vivir
en propia piel el tema que se trabaja, haciéndolo sentir como propio y
fomentando las conductas prosociales. Una metodología que fomente la
participación del alumnado como protagonistas del proceso educativo,
el trabajo en equipo, la iniciativa, la toma de decisiones…
El método socioafectivo constaría de los siguientes pasos:
a) Crear un clima que fomente la construcción de grupo en un ambiente
de aceptación, aprecio, confianza e integración.
b) Partir de la vivencia de una experiencia, real o simulada (juego de rol,
juego de simulación, lectura vivenciada…) sobre el tema que se quiere
trabajar. Es importante que la actividad tenga bastante de sorpresa
y espontaneidad, saliéndose de lo “normal”.
c) Evaluación. En este momento se trata sobre todo de hablar en primera
persona y sin cuestionar lo vivido por las demás personas del
grupo. Preguntas como: ¿qué te ocurrió?, ¿cómo te has sentido?,
¿cómo lo viviste?… podrían dar pie a que cada persona exprese cuál
ha sido su experiencia. A partir de ahí podemos ver los procesos e
interacciones que la experiencia ha provocado en el grupo y/o con
otra gente.
d) Investigar y generalizar. Volvemos al plano más intelectual pero a partir
de la motivación de la experiencia. Se trata de contrastar eso que
hemos vivido con la realidad que hay a nuestro alrededor. Se trata de
recoger información (libros, prensa, etc.) y analizarla, de pasar del
ámbito del micro-análisis que se ha dado en el grupo de la clase, al
macro-análisis del mundo que nos rodea.
e) Compromiso transformador. Desde la educación para la paz, todo aprendizaje
tiene que llevarnos a un compromiso, a una acción transformadora
de esa realidad que hemos vivido y estudiado. Sin acción no
hay una verdadera educación para la paz.
Pongamos, por ejemplo, el estudio sobre el racismo. Habremos partido
de una experiencia que nos haya hecho sentir en propia piel el
hecho de ser diferentes (por ejemplo, llevar durante una semana una
cinta de tela alrededor del brazo sin decir que se trata de una actividad
escolar). Habremos pasado después a comentar cómo nos hemos sentido,
qué actitudes se provocaron por parte de la gente que nos veía,
cómo nos hicieron sentir y reaccionamos frente a ellas. Posteriormente,
habremos trabajado cómo y en qué medida este tema, la discriminación
por ser diferente, se da en nuestro entorno: escuela, barrio, ciudad,… Y
finalmente, trabajaremos qué podemos hacer individual y colectivamente
para cambiar esa realidad. Qué acciones podemos llevar a cabo, qué
compromisos y responsabilidades tenemos y podemos adoptar. Tras llevar
a cabo esta experiencia en diversos centros, surgieron propuestas
como: pedir al Gobierno que amplíe la Ley de Extranjería, apoyar a las
ONG´s de acogida a los inmigrantes, boicotear a los bares y discotecas
que no dejaban entrar a compañeros y compañeras inmigrantes, etc.



Información extraída del Portal del Ministerio de Educación, Política Social y Deporte.

Índice

INTRODUCCIÓN: ¿QUÉ ES LA PAZ?

ORGANIZACIÓN: CONSENSO, PARTICIPACIÓN…

METODOLOGÍA: EL ENFOQUE SOCIO-AFECTIVO

VIOLENCIA DIRECTA, CULTURAL Y ESTRUCTURAL

LA NO VIOLENCIA Y LA EDUCACIÓN PARA LA PAZ

COMPONENTES DE LA EDUCACIÓN PARA LA PAZ: CONTENIDOS COGNITIVOS

ACTITUD DEL EDUCADOR Y EDUCADORA: CURRÍCULUM OCULTO,VALORES,PROFECÍAS AUTO-CUMPLIDORAS…

Fuente original: http://www.psicologoescolar.com/VALORES/mepsyd_educacion_en_valores_educacion_para_la_paz_metodologia_metodo_socioafectivo.htm

Acerca de yolajb

http://www.educarueca.org
Esta entrada fue publicada en Educación para la Ciudadanía, emociones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s